Este miércoles a horas de la tarde, Joe Biden asumirá la Presidencia de los Estados Unidos y se convertirá así en el mandatario número 46 en la historia de ese país, aunque será una entrega de mando inédita por la decisión del presidente saliente, Donald Trump, de no asistir a la ceremonia.

Biden llegó este martes a Washington y tiene todo listo para el acto de hoy. A diferencia de anteriores ceremonias, a las cuales acudían más de 20.000 personas, en esta ocasión sólo estarán presentes 1.000 invitados, mientras un numeroso contingente de fuerzas de seguridad vigilará la toma de posesión del líder demócrata.

En ese sentido, se estima que habrá más de 20.000 efectivos de la Guardia Nacional para resguardar el llamado acto de inauguración ante amenazas potenciales detectadas por el Buró Federal de Investigación (FBI).

La ceremonia de cambio de mando será inédita este miércoles, luego que Trump, quien no aceptó los resultados de las elecciones de noviembre, alegando un presunto fraude, rechazó acudir al traspaso de poderes y abandonará la Casa Blanca horas antes del evento: estará en Florida a la hora de la asunción de Biden.

La última vez que había sucedido algo así fue en 1869, cuando el demócrata Andrew Johnson no asistió a la jura de su sucesor, el republicano Ulysses S. Grant.

El acto se llevará a cabo al mediodía de ese país (a las 14:00 de la Argentina), cuando el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, tome el juramento constitucional que Biden pronunciará con su mano sobre una edición de 1893 de la Biblia, sostenida por su esposa.

La ceremonia en el Capitolio culminará con un discurso que el nuevo presidente dirigirá a la nación mirando hacia la gran explanada del parque central, el Mall de Washington, cubierta con miles de banderas pequeñas estadounidenses y cercada por tropas militares.