Cristian Daniel López fue condenado en primera instancia por la Justicia luego de que le encontraran en un auto del Estado una factura de un reloj suizo por 125 mil pesos. La factura estaba a nombre de un proveedor del Estado. López reconoció esa compra: "Me quise dar un gusto". Fue funcionario macrista durante dos años, hasta que saltó el escándalo. 

López había ingresado a la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) al comienzo del gobierno de Mauricio Macri. En 2016 fue designado director nacional de Planeamiento. Luego escaló a gerente de “Playas Ferroviarias de Buenos Aires SA”, que administra importantes terrenos en zonas privilegiadas de la Ciudad, y terminó como Director Suplente de “Nuevos Aires del Sur SA”. Ese ascenso se dio aunque acumulaba dos causas penales en su contra. Un buen muchacho.  

Según contó Infobae, López reconoció en la indagatoria que el reloj era suyo y que la factura estaba a nombre del arquitecto Gonzalo Arana, con quien tenía un supuesto vínculo a través de un familiar. La compra la hizo así para “no tener un problema en su casa”, argumentó. “Me quería dar un gustito”, describió. 

La causa judicial tiene otro dato insólito. Cuando allanaron su casa, López recibió a la Policía con el reloj de la marca Tag Heuer puesto. La Justicia luego secuestró la factura original en la joyería “Testorelli 1887” y terminó de confirmar que la misma había sido emitida a nombre del arquitecto el 31 de octubre de 2017.

López había ingresado a la AABE al comienzo del gobierno de Mauricio Macri. En 2016 fue designado director nacional de Planeamiento. Luego escaló a gerente de “Playas Ferroviarias de Buenos Aires SA”, que administra importantes terrenos en zonas privilegiadas de la Ciudad, y terminó como Director Suplente de “Nuevos Aires del Sur SA”.