En un año marcado por la pandemia Covid-19 y la complejidad que atrae tanto el aislamiento como el distanciamiento social, los barrios Fátima, Ramón Carrillo, Los Piletones, Los Pinos y La Esperanza empezarán a contar con conexión por fibra óptica y puntos públicos de acceso a WIFI libre. Esto se hizo posible gracias al trabajo en conjunto entre el ENACOM, la organización El Hormiguero y la FM Soldati.

El programa de Conectividad de Barrios Populares prevé también la instalación de conectividad en Formosa, Provincia de Buenos Aires y otras regiones del país. Este primer convenio será realizado a través del trabajo conjunto con la radio comunitaria FM Soldati, que deberá garantizar puntos WIFI públicos y de acceso libre, conexión gratuita a espacios comunitarios y escuelas junto con el equipamiento de cinco espacios orientados a brindar talleres de alfabetización digital.

En declaraciones al portal El Grito del Sur, Natalia Vinelli, subdirectora de Proyectos Especiales de la ENACOM, explicó que “La Subdirección de Proyectos Especiales se ocupa de gestionar el programa de conectividad para barrios populares con la preocupación de llevar y garantizar el acceso a la conectividad a los 4400 barrios que están inscriptos en el Registro de Barrios Populares”.

En la misma línea, agregó que el programa destina 1.000 millones de pesos “para llevar internet a zonas donde no hay servicio o es deficiente. En el caso de los barrios populares nos encontramos con que el 65% no tiene acceso a internet, muchas veces porque el mercado no considera que sea rentable y entonces no se realizan las inversiones necesarias. Por ese motivo, entendemos que el Estado tiene que garantizar este derecho que es esencial y un servicio público”.

Por su parte, María Bielli, legisladora porteña del Frente de Todos y referente de la organización El Hormiguero, aseguró que el proyecto que garantiza la conectividad en cinco barrios de la CABA, “Se da en el marco del programa de Conectividad para Barrios Populares de ENACOM y permite la utilización del fondo fiduciario del servicio universal para el desarrollo de redes comunitarias en barrios populares”, detalló.

El fondo fiduciario al que hace referencia Bielli surgió a partir de la regulación de la Ley Argentina Digital del año 2014 y está integrado por el 1% de los ingresos totales de las empresas de telecomunicaciones, que deben destinarlo para garantizar la democratización del servicio.

“Es sumamente importante que este proyecto se haya desarrollado en nuestra Ciudad, que lo haya llevado adelante un medio comunitario y que muestre el círculo virtuoso entre un gobierno nacional con la decisión política de avanzar en la garantía de derechos y el entramado comunitario”, agregó Bielli.