La empresa Google presentó un recurso de per saltum ante la Corte Suprema para que impida la realización de una pericia en sus servidores, en el marco de la causa que le inició Cristina Kirchner. Es evidente que el pedido viene después de que el máximo tribunal optara por un perfil opositor al aceptar tratar el caso de los tres jueces movidos a dedo por el macrismo. 

Sería llamativo que la Corte aceptara, porque nunca había hecho lugar a esa instancia desde que se permite ese recurso (2014). En el camino rechazó, por ejemplo, planteos colectivos de jubilados por diferentes medidas que impactaron en sus haberes.

Sin embargo, esta semana la Corte rompió con su propia tradición y decidió tratar el caso de los jueces que el macrismo movió a dedo, sin acuerdo del Senado. El Congreso finalmente rechazó la operación del gobierno de Cambiemos, hasta que intercedió la Corte. El mes que viene podría definir la cuestión de fondo. 

Con el per saltum (básicamente: saltar instancias judiciales), la empresa Google busca revertir un fallo de la Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal, que hace dos semanas desestimó la apelación con la que buscaba impedir que se acceda a sus servidores. Google sostuvo que la entrada a sus servidores implicaba una violación al secreto comercial, pero el Tribunal consideró que ese planteo es "lisa y llanamente inapelable", porque en su solicitud la vicepresidenta destaca que lo pedido es materia de prueba. La Cámara resaltó "la inapelabilidad de las resoluciones del juez sobre producción, denegación y sustanciación de las pruebas".

Luis Goldin, el abogado que asesora a Cristina en esta causa, consideró que el pedido de per saltum "de una gravedad importantísima" y afecta "la seguridad jurídica de todos los argentinos", ya que solicita ser juzgado por una legislación extranjera.

El letrado afirmó que el recurso de per saltum se otorga ante hechos de gravedad institucional y donde todavía no intervino la Cámara y la Corte debe intervenir como único remedio eficaz para salvaguardar los derechos del peticionante. "En este caso la Cámara ya se expidió y fue sumamente clara, y Google repite los argumentos que ya se han desestimado", dijo Goldin a C5N.