El juez del Tribunal Oral Federal 1 Adrián Grunberg, que condenó a José López a 6 años de prisión por enriquecimiento ilícito, afirmó que el "dinero mal habido" que el exfuncionario llevó a un convento en General Rodríguez "era de él".

"Consideramos que ese dinero mal habido era de él", sostuvo el magistrado. De esta manera echó por raíz la versión que el ex funcionario sostuvo a último momento, cuando aseguró que un exsecretario de la ex mandataria le pidió "esconder" esos fondos. Se comprobó que era mentira. 

Según el magistrado fue "una versión más que inverosímil y en ningún modo nos convenció". "Tuvimos por probado que efectivamente López tenía en su poder ese dinero, el famoso dinero de los bolsos y lo hemos condenado por enriquecimiento ilícito", agregó en diálogo con la prensa.

En el marco de la persecución contra Cristina, principal dirigente de la oposición, López cambió su versión con la intención de pegar a CFK y salvarse él. Claro, con la complicidad de sectores de la Justicia y los medios de comunicación macristas. Sin embargo, la jugada no funcionó.