Se queda sin argumentos Horacio Rodríguez Larreta, que insólitamente insiste con las clases en las aulas a pesar de todas las advertencias de especialistas. Si Capital Federal hubiera aceptado el DNU del gobierno nacional, los contagios por COVID en la población de menores de 20 años podrían haber disminuido en un 30%. 

Así ocurrió en los partidos del Gran Buenos Aires que sí decidieron, con responsabilidad, pasar a la modalidad de clases virtuales. Según informó el portal macrista Infobae, en la franja de 10 a 19, se redujeron los cass en un 30% en los últimos quince días. Sin dudas, una gran noticia, considerando además que por cada contagio en la escuela debe multiplicarse por dos o más personas, teniendo en cuenta el círculo familiar. 

“La fórmula es infalible. Si se frena la circulación, caen los casos. Gracias al DNU que propuso, entre otras cosas suspender las clases, se estabilizó la curva y hay una tendencia a la baja”, describió el ministro de Salud bonaerense Daniel Gollan. Es increíble que en CABA se siga con la lógica de "no hacer nada" ante la crisis sanitaria ya evidente. 

"Lo cierto es que los datos oficiales muestran que el descenso del 29% entre adolescentes y jóvenes menores de 19 años, la semana respecto de la anterior, fue incluso superior al registrado para todas las edades, que fue menor del orden del 10%", contó Infobae, un portal muy cercano al macrismo que no pudo esconder la realidad más elemental. 

Hoy, el presidente Alberto Fernández volvió a confirmar la suspensión de clases presenciales hasta el 21 de mayo. Rige para CABA y Gran Buenos Aires. En Capital, la medida está en stand by debido a que se espera una resolución de la Corte Suprema sobre si Nación puede tomar una medida así.