El juez de Dolores Alejo Ramos Padilla visitó la bicameral de fiscalización de organismos de inteligencia para detallar las tareas que miembros de la AFI tenían en la red mafiosa de espionaje ilegal integrada por el falso abogado Marcelo D'Alessio, detenido y acusado de pedirle una extorsión de 300 mil dólares al productor rural Pedro Etchebest. Se sospecha que esa red estaba integrada por fiscales, jueces, periodistas y sectores de la inteligencia. 

Del intercambio con los legisladores, trascendió que en el allanamiento a D'Alessio se encontró una carpeta referida a la gobernadora María Eugenia Vidal. De confirmarse, quedaría claro que sectores vinculados al macrismo habrían espiado ilegalmente a una de las dirigentes principales de ese espacio político. Por el momento, Vidal no se refirió al escándalo. 

Además, Ramos Padilla remitió cajas con información que fueron revisadas por una subcomisión integrada por los diputados Daniel Lipovetzky (PRO), Rodolfo Tailhade (FpV) y el senador Pedro Guastavino (Argentina Federal), miembros de la bicameral  presidida por el senador radical Juan Carlos Marino. No trascendieron otros contenidos incluidos entre los materiales revisados por los legisladores. 

Hoy, Ramos Padilla recibió una buena noticia. La Cámara rechazó el pedido de recusación realizado por el fiscal Carlos Stornelli. De este modo, el funcionario judicial macrista se quedó sin excusas para asistir a la indagatoria pedido por el juez de Dolores.