Los movimientos sociales se declararon en "alerta y movilización" tras la devaluación del peso de los últimos días y lanzaron un plan de lucha para "frenar el saqueo al Pueblo que está llevando a cabo el Gobierno" de Mauricio Macri. Se espera que la inflación de agosto supere el 4% (por encima del 6% en lo referido a alimentos). 

"Los comedores tienen que tener garantizados los alimentos. Además, debe actualizarse la Asignación Universal por Hijo, que es la gran diferencia con la crisis del 2001", apuntó el dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) Juan Grabois. El plan de lucha comenzará la semana que viene para confluir en el paro nacional que llevarán adelante los sindicatos el 25 de septiembre. 

El plan de lucha de la CTEP, la CCC, Barrios de Pie y el Frente Popular Darío Santillán, entre otros movimientos sociales, comenzará el jueves próximo con una marcha a las sedes del Anses para reclamar una actualización urgente de la AUH y de las jubilaciones y pensiones mínimas.

Además, el 12 de septiembre realizarán una olla popular en 9 de Julio y Avenida de Mayo para visibilizar la grave situación que están atravesando los sectores populares en medio del ajuste y el aumento de los precios, en especial, los alimentos. En las próximas semanas, el Indec macrista confirmará un aumento de la pobreza y la indigencia. 

"Los comedores tienen que tener garantizados los alimentos y es lamentable como un Gobierno que tiene que estar viendo cómo hacer para que la gente no muera de hambre no realizó un stock de alimentos para una crisis que se preveía", denunció Grabois. "La gente de plata dice que hay que ahorrar en ladrillos, pero lo que están escaseando son los fideos", sintetizó el dirigente de la CTEP, en diálogo con Radio Con Vos.