Con el objetivo de fortalecer su acercamiento al peronismo cordobés, el candidato presidencial del Frente de Todos se mostró este sábado junto a Natalia de la Sota, hija del ex gobernador de Córdoba José Manuel De la Sota y cercana al actual mandatario provincial, Juan Schiaretti.

El gesto acerca al candidato más votado en las PASO al espacio que lidera Schiaretti, quien se mantuvo al margen de la disputa presidencial.

Según informaron, De la Sota le planteó a Alberto la necesidad de recomponer una historia de desencuentros entre esa provincia y el kirchnerismo. La legisladora provincial electa recordó que ese era el camino que había iniciado su padre antes de morir en un accidente en septiembre del año pasado.

El equipo de campaña de Alberto trabaja para lograr en los próximos días un apoyo explícito del gobernador cordobés en favor del candidato peronista. En ese objetivo, la foto de hoy cobra relevancia y le mete presión a Schiaretti que se verá con Alberto en los próximos días.

El acercamiento de buena parte del peronismo cordobés a Alberto arranca antes de las primarias del 11 de agosto, cuando el senador cordobés Carlos Caserio le plantea a Scharetti que se inclinaría por el proyecto del Frente de Todos.

Desde ese momento, Caserio pasa a ser una figura central y el encargado de organizar las recorridas del candidato a la presidencia por la provincia.

Aunque Córdoba es una provincia hostil hacia el kirchnerismo, el trabajo de Caserio rinde sus frutos y arrastra a unos 40 intendentes en su apoyo.

Sin embargo, otro sector del peronismo cordobés quedó en un punto neutro debido a la presión que ejercía Schiaretti, que en la elección apostó por Macri.

Entre esos sectores estaba Natalia De la Sota, una referente de esa provincia con un importante potencial político hacia adelante que estuvo muy cerca de ser candidata a la vicepresidencia de Sergio Massa y este finalmente competía por fuera del Frente de Todos. Según trascendió hoy, Massa fue clave en el acercamiento de Alberto y De la Sota.

El pasado fin de semana, Alberto y acordaron reunirse en Córdoba en los próximos días, aunque el gobernador por ahora se resiste a pronunciarse a favor de su candidatura presidencial.

Es que la victoria de Alberto en las primarias por mayor diferencia que la esperada aumentó la presión hacia el cordobés para abandonar la neutralidad y apoyar la unidad peronista, como la mayoría de los más de 200 intendentes del PJ de Córdoba y muchos sindicatos locales.

En su entorno aseguran que los alcaldes aceptan su silencio tras lograr 16 puntos con la boleta corta de diputados nacionales, lo suficiente para renovar las dos bancas que ponía en juego.

Además, recuerdan que un 60% de los votantes de esa lista apoyó a Macri y los resultados así lo indican: los diputados de Juntos por el Cambio quedaron 9 puntos debajo de la boleta del presidente.

Natalia de la Sota on Twitter

Fuente: Diario Registrado, La Política Online