Durante la jornada de ayer, un sector del barrio José Luis Cabezas, ubicado entre los límites de Berisso y Ensenada, fue aislado ante la confirmación de 37 casos positivos de coronavirus.

En un primer momento lo que apareció como un caso localizado, se propagó rápidamente y en menos de siete días se el conglomerado popular donde viven unas 1.200 personas se transformó en un importante foco de preocupación.

Entre el límite de ambos municipios, donde no aparece una delimitación clara, y cercados por la vieja vía del tren, la calle 53 y la avenida 122 conviven cerca de 400 familias en situación de vulnerabilidad.

Ante esta situación, se hicieron presentes en el lugar el Ministro de Salud de la Provincia, Daniel Gollán, el de Seguridad, Sergio Berni, su par de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque, para decidir en forma conjunta con los intendentes de Ensenada, Mario Secco y de Berisso, Fabián Cagliardi, el aislamiento parcial del barrio.

“Corresponde al 12% del territorio del barrio, con un total de 220 personas”, informaron y detallaron que el operativo va a incluir un refuerzo de la asistencia alimentaria y de otros productos esenciales para que los vecinos del barrio no tengan que salir de sus casas.

“Se realiza un seguimiento sanitario de los familiares directos de los pacientes confirmados, quienes también se encuentran efectuando el aislamiento correspondiente”, detallaron desde Berisso en su parte diario.

El operativo que se lleva adelante en el José Luis Cabezas consta de un análisis casa por casa y el testeo a quienes presenten síntomas. “Esto continuará hasta que se frene la propagación del virus”, añadieron.