Por primera vez como presidente de la Nación, Alberto Fernández mantuvo un encuentro con las iglesias evangélicas y representantes de los templos metodistas reunidos en la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE), el sector más progresista de ese credo.

Según precisó Tiempo Argentino, la FAIE tiene una dimensión menor a los pastores que integran la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA). Su presidente, Rubén Proietti, y uno de sus vices, Eduardo Carnival, también fueron recibidos por Fernández en Olivos en el tercer encuentro que mantienen desde fines del año pasado.

La reunión con los metodistas cerró con dos señales de apoyo. En primer término acordaron que los templos se integrarán a la red de distribución de ayuda alimentaria. Además, mostraron su al presidente su apoyo a la renegociación de la deuda externa.

En otro orden de temas, la delegación de las iglesias aprovechó la entrevista para reiterar su posición sobre la interrupción voluntaria del embarazo afirmando que es responsabilidad del Estado decidir sobre el tema sin "reproducir leyes de grupos religiosos, sino velar por la totalidad de la población de una forma equilibrada". Al respecto señalaron que "la prohibición no resuelve el problema, por lo que es necesario formas de regulación que no pasen por ahí".

El encuentro estaba planificado hace un mes y medio, fue realizado en la residencia de Olivos y también contó con la presencia del secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello, su par de Culto, Guillermo Oliveri, que recibieron al presidente de FAIE y de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina, Néstor Míguez, al vice y oficial mayor del Ejército de Salvación, Osvaldo Corazza, a Marcela Mercuri, del Centro Cristiano Nueva Vida, a Ana María Velilla de De Medio, de la Iglesia Discípulos de Cristo, y a Leonardo Schindler, presidente de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata.

Poco después, el presidente protagonizó la nueva reunión con los representantes de ACIERA, Proietti y Carnival. Se habían encontrado diez días atrás junto a todos los cultos en la presentación de la colecta "Seamos Uno". En ese encuentro ambos le pidieron a Fernández una audiencia que se concretó este martes, pero sus templos son parte de las redes de distribución de alimentos en barriadas populares del conurbano bonaerense.