Se trata de Eduardo Bufalo, gerente de operaciones de la firma COTO, quien se ve en un video cómo impide el cierre de un hipermercado en Lanús pese a los inspectores que así se lo exigían.

“Listo. ¡Hoy voy en cana! ¡Hoy voy en cana, Tito! ¡Hoy voy en cana! Esto termina mal. ¡No van a cerrar la sucursal, Tito!. ¡No la vas a cerrar, como que me llamo Bufalo!”, grita en tono destemplado. El cierre estaba previsto porque se confirmaron 10 trabajadores contagiados y otros 48 en aislamiento. Pero para Bufalo no es motivo sufiente. Coto, yo te conozco...

Según el portal Gestión Sindical, un delegado sindical de una de las sucursales de Capital Federal informó que el señor Bufalo, “es el encargado de coordinar las patotas que envía Alfredo Coto para amenazar a los trabajadores que hacen reclamos”.

Su historia es muy oscura. Fue indagado cuando la Justicia encontró en un depósito de la empresa un verdadero arsenal. Se encontraron 227 granadas, 41 proyectiles de gases MM RIOT CS SMOCK, 29 armas -27 de fuego y dos de lanzamiento- 3.886 municiones, un revólver doble acción calibre 38 a nombre de Alfredo Coto, una ametralladora UZI 9 milímetros a nombre de su hijo (Germán Coto), 14 chalecos antibala, 22 cascos tácticos de la Guardia de Infantería de la Policía Federal sin número visible, un silenciador y nueve escudos antitumultos. ¿Alguien fue preso?