El empresario Alfredo Coto tomó protagonismo durante el paro nacional que la Confederación General de Trabajo (CGT) hiciera este lunes. Los trabajadores de la cadena de supermercados denunciaron “aprietes” y amenazas de suspensión y despido para aquellas sucursales que se adhieran al paro. Inclusive, aseguran que la firma contrató remises y taxis para asegurar la asistencia de trabajadores.

Sin embargo, la acción de delegados gremiales del interior y del Gran Buenos lograron que las sucursales se sumaron al paro y no abrieron sus puertas. Todo lo contrario ocurrió en Capital Federal, donde las sucursales continúan abiertas.

Además, los trabajadores apuntan por esta situación al dirigente Ramón Muerza, referente gremial de los locales porteños del hipermercado y a quien señalan como muy cercano al empresario Alfredo Coto.

Reelegido en 2011, Muerza es el secretario de Organización del Sindicato de Empleados de Comercio. Es uno de los implicados en el hallazgo del insólito arsenal de armas en una sucursal porteña del hipermercado. Acerca de la relación de extrema confianza entre Muerza y Coto, algunos dirigentes del sindicato dicen irónicamente que “Ramón es como un hijo para Alfredo”.