Este martes desde las Confederaciones Rurales (CRA), Federación Agraria (FAA) y la Sociedad Rural (SRA) anunciaron la decisión de convocar a un lockout de comercialización de granos entre el lunes y el miércoles de la próxima semana. Es en rechazo al cierre temporal del registro de exportaciones de maíz dispuesto por el Gobierno.

La medida de fuerza fue comunicada por las entidades en un escueto comunicado difundido este martes tras 2 horas de reunión virtual, en la cual también se dio a conocer que Coninagro decidió no adherir a la medida.

Así, las tres entidades concretarán un cese en la comercialización de granos desde la 0 del lunes próximo hasta las 24 del miércoles siguiente, al mismo tiempo que aclararon que no habrá control de cargas en las rutas.

Las entidades, en su conjunto, insistieron "en la necesidad de revisar esta medida absolutamente negativa para los intereses de todos los argentinos, en un marco del diálogo con las autoridades que puedan resolver los destinos del futuro del campo y del país".

Si bien Coninagro no participará de la medida de fuerza, la Mesa de Enlace aseguró que existe "coincidencia" en el rechazo a la iniciativa gubernamental "por tratarse de una medida absolutamente perjudicial para el campo y para la Argentina en su conjunto, como se viene sosteniendo desde su anuncio".

Sin embargo, previo al lockout, las empresas que componen la cadena del maíz, incluyendo productores e industrias que lo demandan como insumo en el marco del Consejo Agroindustrial Argentino, mantendrán una reunión este miércoles para poder consensuar y acercar alguna propuesta al gobierno, que puertas para adentro de muestras de estar dispuesto a rever la medida siempre que la salida sea negociada y no impuesta.

Por su parte, Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro, lanzó: “No es momento para un paro, pero sí para reclamar que las medidas tomadas por el Gobierno de intervención y regulación de los mercados no son las adecuadas y el sector cooperativo las rechaza por completo. No adherir al cese de comercialización es una medida a favor del país, no a favor del Gobierno. Hay un marco social muy complejo y queremos a través del diálogo poder solucionar la competitividad del sector agropecuario. No rompemos con la Mesa de Enlace”, señaló.

En el mismo sentido, los dirigentes de la Mesa de Enlace advirtieron en un comunicado,“Como hemos trabajado sobre los consensos, también hemos sido respetuosos de la autonomía que tiene cada una de las entidades al interior de sus órganos de Gobierno, y de las divergencias que puedan surgir de esa autonomía en cuanto a la forma de manifestar el malestar compartido”. 

Desde el Gobierno Nacional, tiempo antes de la reunión de la dirigencia rural, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, advirtió que “si hacen un lockout, el Gobierno no se va a mover un centímetro”.

En la misma línea, pidió que “aquellos que pueden hacer el esfuerzo lo hagan. No solo con el aporte extraordinario sino también cumpliendo su responsabilidad en las decisiones que están marcadas por el interés colectivo y no solo por el interés sectorial".

Adempas, Katopodis agregó que "Al campo le ha ido muy bien y por una vez debe pensar en el bien de los argentinos. Tuvieron ganancias por encima de la media de los argentinos. El esfuerzo lo tienen que hacer aquellos que puedan hacerlo. Los empresarios pymes, los comerciantes y los laburantes ya han hecho un gran esfuerzo durante el año y no pueden más, necesitan que el Estado los acompañe y los apuntale”, concluyó el ministro.