En medio de la crisis que mantiene a Chubut paralizada desde hace más de dos meses, el gobernador Mariano Arcioni aseguró que hay sectores que lo quieren "voltear", defendió su aumento de sueldo y aseguró que Mauricio Macri ordenó que "no le dieran ni agua" a su provincia.

"Hay algunas personas de la vieja política que me quieren voltear", aseguró el mandatario. Además, aclaró que no piensa ceder su lugar en la gobernación: "Bajo ningún punto de vista voy a renunciar", recalcó el gobernador que ganó hace unos meses la elección. 

Además, Arcioni admitió que "Chubut está atravesando una situación financiera muy complicada" pero defendió el aumento de salarios de los funcionarios. "Nunca es el momento de aumentar los sueldos, mi sueldo es 55 mil pesos, un ministro 47 mil pesos, el Poder Judicial y Legislativo es más alto. Los salarios de los ministros y el mío como gobernador los he congelado desde 2017. Hoy con la responsabilidad que tiene un ministro y con la exigencia que les impongo no son sueldos dignos. Basta de hipocresía y basta de especular", dijo a radio La Red.