La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner cerró el acto de la firma del convenio de cooperación entre el Instituto Patria y el Instituto Lula, donde también participó el ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva. “Fue de ese Instituto que tomamos la idea de fundar el Instituto Patria, allá por 2016, que fue refugio contra todos los procesos de persecución que se desarrollaron también en nuestro país. Persecuciones a quienes habíamos conducido los destinos de la patria, precisamente, en elecciones libres populares y democráticas. Como le pasó a Lula, a Rafael Correa en Ecuador, a Evo Morales en Bolivia, nada nuevo bajo el sol”, sentenció.

En ese sentido, comparó la doctrina que llevó adelante la Dictadura Cívico Militar “para desalojar a los gobiernos nacionales y populares”, con la actual "doctrina de utilizar sectores del Poder Judicial en el armado de causas que destruyeran, fundamentalmente, a los dirigentes nacionales”, explicó y agregó: “Pero sobre todo la memoria en el pueblo de lo que esos gobiernos habían logrado en materia de progreso social, de conquistas de derechos”.

Más adelante, Cristina habló de la pandemia, aseguró que “Nunca pensamos en esta nueva guerra con un enemigo invisible”, y planteó que “Las diferencias que se daban entre el norte y el sur tal vez en materia de ingresos, de generación de autonomía, de industrialización, ahora se dan mucho más abajo. En el acceso a las vacunas, por ejemplo, que es el acceso a la vida”.

Antes de finalizar, la ex presidenta agradeció “la vocación de participar en política", de los integrantes de ambos Institutos, y advirtió, "Va a ser necesaria la política mucho más que antes. Siempre fue necesaria, pero en estos momentos aunque parezca un contrasentido de las nuevas derechas que quieren abolir la política, va a ser más que nunca necesario el debate político en serio, profundo, sin dogmatismos, que nos debemos todos y todas", afirmó. 

Por último, precisó, "No solamente a nosotros que, en cierta manera, hemos hecho gran parte de nuestra vida. Se la debemos a las generaciones de nuestros hijos, nietos y nietas", concluyó CFK.