"Sinceramente, anoche frente al televisor, al ver la imagen de Fabián Rodríguez Simón, alias “Pepín”, pidiendo asilo político en Uruguay sólo porque lo llamaron a prestar declaración indagatoria, no sólo sentí estupor e indignación, sino la íntima convicción de que finalmente, más tarde o más temprano, las máscaras caen y aparece el verdadero rostro del macrismo: mentira, cinismo y la verdadera impunidad en Argentina, la de ellos", reflexionó la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en una carta abierta. 

De este modo, se refirió a la situación del operador judicial Fabián Rodríguez Simón, que busca escaparse del país para evitar a la justicia. Habría pedido "refugio político" en Uruguay. Está siendo investigado por su rol durante la persecución a los dueños de C5N, canal opositor a Mauricio Macri. 

"Fui citada a prestar declaración indagatoria a Comodoro Py, ya ni sé cuantas veces. Sí recuerdo con precisión que en el año 2019, justo el día de cumpleaños de Néstor, el 25 de febrero, fui citada a prestar ocho declaraciones indagatorias en un mismo día. Una vez más, la violación de las más elementales normas y principios del Estado de Derecho estuvo a cargo de Bonadío", recordó Cristina.  

"Cientos de ex funcionarios y funcionarias de nuestros gobiernos fueron citados a prestar declaración indagatoria, decenas fueron procesados y otros encarcelados “preventivamente”. De ésta manera, la institución de la prisión preventiva, conceptualmente prevista para evitar la fuga del acusado, se utilizaba para encarcelar opositores", insistió sobre la política judicial del gobierno de Cambiemos. 

La dos veces presidenta del país aclaró: "Nunca -y cuando digo nunca, es nunca- ninguno de los dirigentes perseguidos, procesados o encarcelados injustamente hizo el más mínimo gesto de sustraerse a la acción, en muchos casos hasta ilegal, de ese Poder Judicial". 

Sin embargo, Rodríguez Simón es el primer dirigente macrista que busca convertirse en prófugo de la Justicia argentina y evitar cualquier responsabilidad penal sobre su accionar en el gobierno de Cambiemos. ¿Republicanismo a la carta?