Este jueves la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner publicó  una extensa carta en sus redes sociales, y dio su versión de los acontecimientos que provocaron la primera crisis política en el gobierno del Frente de Todos. Además, resaltó que desde el año pasado viene marcando al presidente Alberto Fernández la “delicada situación social de la argentina”.

En un fragmento de la carta, la ex presidenta apuntó contra Juan Pablo Biondi, vocero presidencial de Alberto, a quien acusa directamente de operar en su contra. "No voy a seguir tolerando las operaciones de prensa que desde el propio entorno presidencial a través de su vocero se hacen sobre mí y sobre nuestro espacio político", denunció Cristina.

"A propósito de la categoría de funcionarios que no funcionan… el vocero presidencial escaparía a aquella clasificación. Es un caso raro: un vocero presidencial al que nadie le conoce la voz. ¿O tiene alguna otra función que desconocemos? en off por ejemplo? Verdadero misterio ", disparó Cristina. 

Al respecto, Cristina ratificó que no fue ella quien pidió la cabeza del ministro Martín Guzmán: “Por la misma razón me comuniqué con el Ministro de Economía cuando se difundió falsamente que en la reunión que mantuve con el Presidente de la Nación, había pedido su renuncia. Las operaciones son permanentes y, finalmente, sólo terminan desgastando al gobierno. Es increíble que no lo adviertan. Es una pena tanto daño autoinfligido”, lanzó CFK.