Mucho se habló del "doble comando" desde que se lanzó la fórmula de Alberto y Cristina. Sin embargo, la vicepresidenta sigue dando muestras de que solo se trata de especulaciones malintencionadas de algunos sectores.

Ahora, CFK decidió romper con una larga tradición y no tendrá despacho propio dentro de la Casa Rosada a pesar que de que el Presidente pensaba acondicionarle uno. 

Otra opción que se barajó para que esté cerca de la Casa de Gobierno fue la de utilizar una oficina del Banco Nación que se encuentra enfrente, como hacía Amado Boudou en su época de vicepresidente. También lo rechazó. 

CFK tendrá su oficina en el Congreso de la Nación donde ejerce como presidente del Senado. 

Boudou fue el primero en romper con la tradición, pero se mudó cerca. Cristina Kirchner estará a varias cuadras y, de esta manera, no compartirá físicamente el día a día con Alberto Fernández.

Fuente: Política Argentina