La candidata a vicepresidenta por el Frente de Todos, Cristina Fernández de Kirchner, pidió este lunes ir a juicio oral en la causa de las fotocopias de los cuadernos. En ese sentido, Cristina pidió ser juzgada por un tribunal que “repare y reestablezca los principios constitucionales del debido proceso”, lo que considera que fueron pasados por alto por el juez Claudio Bonadio.

En un escrito presentado por su abogado Carlos Beraldi ante el juez, aceptó ir a debate oral y ratifica que el caso comenzó con un elemento de prueba “ilegal”, los cuadernos del chofer Oscar Centeno, con una maniobra de “fórum Shopping”.

Agregó que existe una "ausencia manifiesta de un órgano jurisdiccional que en esta instancia pueda reparar" la cadena de "ilicitudes" de la investigación.

La senadora por Unidad Ciudadana está procesada como presunta cabeza de una asociación ilícita y 27 hechos de cohecho, en la causa que se originó por las fotocopias de las anotaciones que hizo en cuadernos el chofer Oscar Centeno.

En el escrito presentado ante Bonadio, Beraldi argumentó: "En condiciones normales, la posibilidad de que estas actuaciones pudieran ser elevadas a juicio, en términos jurídicos, resultaría absurda. Ello así, pues todo lo actuado es insanablemente nulo, al haberse vulnerado todas y cada una de las garantías previstas en la Constitución Nacional".