La vicepresidenta participó del acto de inauguración del nuevo edificio para el Hospital Interzonal de Agudos especializado en pediatría Sor María Ludovica de la ciudad de La Plata, junto al Gobernador Axel Kicillof y la Vicegobernadora, Verónica Magario. 

"Me gustó la decisión de estar hoy aquí por varias cosas. Por historia y por coyuntura”, comenzó Cristina. “Esta obra había sido comenzada por la administración anterior, el Gobernadora (María Eugenia) Vidal, y sin embargo le quedaba mucho por hacer pero hubo una decisión del gobierno de Axel Kicillof que fue la de seguir”, remarcó.

En la misma frase, recordó los hospitales que estaban “en un 95 85 %” de ser terminados al finalizar su segundo mandato y sin embargo, desde Cambiemos no los terminaron. “Vinimos y los terminamos”, señaló CFK. “Corre una cosa de que en el mundo de la anti política los políticos son todos iguales. Y no. No somos todos iguales”, cerró.

En otro fragmento, la vicepresidenta habló de que “también se ha instalado que algunas cosas son porque hay una grieta. Hay cosas que escapan a la grieta. Son cuestiones que escapan de la racionalidad y no son propias de los argentinos”, dijo y mencionó al avance de sectores anti vacunas y terraplanistas. “No es el juego de la democracia de la oposición. Hay algo que escapa y es la falta de razones, la falta de motivaciones, y nos hace anclarnos en la irracionalidad”, reflexionó Cristina.

En ese sentido, la vicepresidenta pidió llegar a un “acuerdo básico” entre todo el arco político y de los medios de comunicación, y lanzó: “No podemos discutir si la tierra es redonda o plana. No podemos seguid discutiendo a la gente con que la vacuna tal o cual sirve”.

“En nombre de tanta gente que no se vacuno por miedo y hoy ya no están. En nombre de los enfermeros, del personal de salud, dejemos la vacuna y la pandemia afuera de la disputa política. Por favor”, pidió Cristina. “Contribuyamos a que no haya tantos contagios y que la gente quiera vacunarse”, selló.

Más adelante, contó que “con todas las inmensas dificultados que vemos, producto de la desigualdades entre países y países y vemos que algunos han acaparado millones de vacunas, a punto tal que tienen ocho vacunas por habitante frente a países que están penando por conseguir una vacuna”.

“¿No estaría mucho mejor que todos los argentinos unidos le pidiéramos a esos países que sean solidarios y por favor envíen las vacunas al resto del mundo que todavía les falta?”, preguntó CFK, y continuó, “Tenemos la suerte de tener hoy 20 millones de vacunas y de seguir con la campaña de vacunación” informó, y en el mismo tono calificó de “modelo” la campaña de la Provincia de Buenos Aires.

En ese punto, Cristina habló de los 21 mil trabajadores de Salud que integran la campaña de vacunación bonaerense. Mencionó que del total, 16 mil son jóvenes que en muchos casos trabajan ad honorem. “Son jóvenes por la libertad. Pero no por la libertad propia. Por la de los demás. Que es la mejor libertad. Porque libertad para mí y que se joda el resto no es libertad. Que le vayan a contar a otros con esa libertad. La verdadera libertad, es cuando uno sacrifica su propia libertad en estar abocado a una tarea solidaria para que los demás sean libres”, remarcó.

“Ayudemos a la verdadera libertad de esta sociedad que es cuando estemos todos vacunados. Ahí vamos a tener la verdadera libertad de hacer lo que queremos. Es hora de que repensemos algunos conceptos”, señaló. 

Más adelante, recordó el litigió que ganó ante el diario italiano Corriere della Sera, por una nota donde aseguraban que ella en un viaje a Roma cuando era presidenta y tras dar un discurso ante la FAO sobre el hambre en nuestro país, se había gastado más de cien mil euros en joyas “súper top”, y sábanas.

“El Corriere della Sera es tan importante como Clarín. No, miento. Me corrijo. Como Clarín no hay nada en ninguna parte del mundo. Mala mía. No es así. El grado de concentración y de repetición al unísono que tiene una noticia que aparece publicada el Gran Diario Argentino y se replica inmediatamente por toda la red de noticias, de cables, de canales del interior, etcétera, etcétera, no existe en ninguna parte del mundo porque en todas partes del mundo hay legislación que impide ese grado de concentración mediática”, lanzó Cristina.

“Este llamado es a los medios de comunicación por todas las malas informaciones o, deformaciones, o dudas que han planteado con la gente con las vacunas” dijo, “creo que debería haber un acuerdo tácito de dejar la pandemia, la vacunas, y hacerle caso a los médicos", pidió. "

"Los médicos dicen lo que le tienen que decir a los enfermos. No pongamos en duda la palabra de los médicos, las vacunas, la ciencia. Esto tiene que estar afuera. No puede ser posible que este sea un campo de disputa política”, señaló.

Por último, la vicepresidenta aseguró, “Vamos a salir. Con la vacuna vamos a salir. Vamos a vacunar a todos los argentinos y a todas las argentinas, y vamos a volver a ser felices”, concluyó.