A poco de terminar el año, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner fue autorizada por la Justicia Federal para poder viajar a Cuba, y de esta manera pasar el 31 de diciembre junto a su hija Florencia. 

El Tribunal Oral Federal 2, donde es juzgada por la causa de la obra pública, firmó la autorización. El permiso lleva los sellos de los jueces Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso, así como el aval del fiscal Diego Luciani, quien se había opuesto en las siete ocasiones anteriores, según informaron a Infobae.

La semana pasada, el Tribunal Oral Federal 5, que lleva adelante la investigación de Hotesur y Los Sauses, dio el visto bueno, decisión que se comunicó al TOF 8, donde se tramita el expediente de la firma del memorandum de entendimiento con Irán, para que la Vicepresidenta pueda salir del país.

Desde febrero de 2019, la hija de la ex presidenta realiza un tratamiento médico por un estrés postraumático y un lindefema en las piernas, que le fue diagnosticado cuando viajó a Cuba para hacer un curso de guión de cine. Desde entonces, permanece en aquél país y la mandataria viaja regularmente a visitarla.