Toda la política pareció conmovida por la desaparición de Maia, una niña de 7 años, que vive en las calles de la Ciudad de Buenos Aires. Según un censo, hay 900 niños/as en la misma condición de Maia, mientras el gobierno porteño no hace nada. Esa cifra crece año tras año. 

En 2017, la entonces gobernadora María Eugenia Vidal, la diputada Elisa Carrió y la conductora Susana Giménez se burlaron de quienes advertían sobre el crecimiento de la cantidad de gente en situación de calle. Hablaron, entre risas, de "linyeras pagos" por el kirchnerismo para hacer quedar mal al macrismo. 

Según un censo de 2019, realizado por organizaciones sociales, hay más de 7000 personas en las calles porteñas. La mayoría asegura haber sido víctima de violencia institucional, por parte de policías o personal de la Salud. En 2008, el entonces Jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, creó la UCEP, que se dedicaba a expulsar a familias que estaban en la calle. Entre otras violencias, le prendían fuego sus pocas pertenencias. 

Karina Analia Diaz