La Quinta de Olivos será el escenario para la reunión tripartita entre el presidente de la Nación, Alberto Fernández, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof y el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Allí, se definirán los pasos a seguir en la política sanitaria ante la pandemia dentro del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

La postura del gobernador, tras las recomendaciones de la cartera de salud provincial, será clara: dar marcha atrás en las fases de la cuarentena. “No nos va a temblar el pulso porque vamos a corregir una situación que se está desmadrando”, afirmó el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán.

El planteo cuenta con el apoyo del gobierno nacional que ve con preocupación la escalada de contagios en la región más poblada del país y, por ende, una menor disponibilidad de camas en los hospitales públicos.

Sobre este punto, el viceministro de Salud de la Provincia, Nicolás Kreplak, precisó en radio La Red que la ocupación de camas de terapia intensiva en el área metropolitana asciende a un "55 o 60 por ciento" y especificó que se ocupa "un 2 por ciento por día". De continuar con la tendencia actual de contagios, agregó, "el 16 o el 20 de julio se nos terminarían las camas".

La postura de endurecer las medidas de control difiere con la mirada que tiene el gobierno porteño, quienes consideran que “aún no es tiempo de volver a la Fase 1. "Todavía hay margen, no es tiempo de cerrar todo" sostuvo este lunes Horacio Rodríguez Larreta.

Sin embargo, los datos objetivos muestran un panorama sumamente adverso. Acorde al reporte vespertino del Ministerio de Salud de la Nación de este domingo, en la provincia se sumaron 746 casos de coronavirus y en la Ciudad de Buenos Aires 707 en las últimas 24 horas, alcanzando 19.329 y 19.007 infectados, respectivamente.