Al participar en forma virtual de la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno Andorra 2020, el Presidente habló de la necesidad de "justicia social de las vacunas" contra el coronavirus ya que "no se han distribuido de manera equitativa".

En esa línea, Alberto Fernández pidió este miércoles durante la Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado promover "activamente un sistema efectivo de concesión de licencias" que reconozca "las patentes" de los fármacos contra el coronavirus pero que "garantice la oferta global de vacunas".

"Los auspiciosos resultados alcanzados por la comunidad científica internacional en el desarrollo de vacunas y tratamientos del virus no se han distribuido de manera equitativa. La distribución universal de las vacunas tiene un rol clave en la recuperación post pandemia", señaló el Presidente ante los Jefes de Estado de los 22 países de Iberoamérica: 19 países de América Latina de lenguas castellana y portuguesa, más Andorra, España y Portugal.

En el primero de los ejes discursivos, Fernández habló de una "arquitectura para la justicia social de las vacunas" y se refirió explícitamente a la "iniciativa Covax" que, patrocinada por la Organización Mundial para la Salud, busca ser el motor de acceso de los fármacos contra la pandemia para países en desarrollo.

En ese sentido, dijo que Covax "aunque valiosa, es insuficiente y debe ser potenciada para superar las dificultades" que experimentan "en materia de abastecimiento países en desarrollo, de renta media y baja".

Argentina forma parte de ese fondo de vacunas que, por ahora, ha entregado al país cerca de un millón de dosis, sólo una parte de los comprometidos el año pasado.

"Se impone el perfeccionamiento de la arquitectura global de la salud, a través de la adopción de una resolución sobre la reforma del sistema de preparación y respuesta a emergencias de la Organización Mundial de la Salud. Tenemos que ser capaces de diseñar un verdadero tratado internacional sobre pandemias", agregó.