El juez federal Daniel Rafecas quedó finalmente a cargo de la investigación por el “Operativo Puff”, la causa que que tiene como hipótesis que la mega causa de extorsión de Dolores que encabeza Alejo Ramos Padilla se armó para destruir la causa de los cuadernos.

Rafecas, nominado para ser el Procurador General de la Nación, quedó al frente de la causa luego de que fuera apartado el juez Julián Ercolini por el temor de parcialidad.

El caso nació tras una denuncia de diputadas de Cambiemos impulsada por el fiscal Carlos Stornelli ante el entonces juez Claudio Bonadio. Así, el expediente fue heredado por Marcelo Martínez de Giorgi, quien lo había archivado.

Rafecas es el cuarto juez que obtiene le expediente. En marzo, la Cámara Federal ordenó reabrir la causa y quedó en manos de Ercolini, quien después pasó a subrogar el juzgado vacante de Bonadío.

El juez Juan Ramos Padilla, padre de su colega Alejo Ramos Padilla e imputado en el caso Puff, pidió el apartamiento de Ercolini y el camarista Roberto Boico hizo lugar al planteo. Así se realizó el nuevo sorteo y el caso llegó a manos de Rafecas.

La causa Operativo Puff intenta determinar si hubo un complot de detenidos del kirchnerismo para supuestamente derribar el caso de los cuadernos que fue una de las banderas del macrismo en los tribunales de Comodoro Py en manos de Bonadío.