El PRO suele tener un discurso público contra "la suba de impuestos". Sus dirigentes suelen hablar de "carga tributaria récord". Sin embargo, el Gobierno de la Ciudad decidió un impuestazo a las clases medias, que incluye un impuesto sobre el uso de las tarjetas de crédito. 

Además, se cobrarán ingresos brutos sobre las Leliqs y se atará la suba del ABL a la inflación, que este años será del 32%, aproximadamente. Para los gastos con tarjeta, se establecerá un impuesto del 1%.

El impuestazo fue ratificado por el gobierno del PRO y pasó desapercibido en los grandes medios de comunicación, que también suelen quejarse de que Argentina es el país con "más impuestos del mundo". Sin embargo, en el caso de la Ciudad, billetera (pauta oficial) mata a periodismo....