Este jueves el Gobierno de Bolivia dio a conocer un comunicado que recibió la Fuerza Aérea de ese país con un listado de "material bélico de agentes químicos" que entregó Cambiemos al gobierno de facto de Jeanine Áñez. 

Inmediatamente, los operadores mediáticos de Mauricio Macri salieron a minimizar la información. En un primer término, fue la ex funcionaria Florencia Arietto quien se burló de la ayuda militar de Macri al golpe en Bolivia: "jajaja, qué miseria che, tres empanadas". 

En el mismo tono, se viralizó en Twitter un video del periodista opositor Tato Young, quien trabaja en la señal macrista LN+. "Es una locura esto", dijo primero. Inmediatamente, negó el Golpe de Estado de 2019: "No fue un Golpe de Estado. Recordemos que fue un caos", lanzó. 

Acto seguido, Young defendió a los golpistas bolivianos y dijo que echar a Evo Morales "Fue la manera que tuvieron de resolver una situación caótica", justificó Young. "A veces siento que el kirchnerismo nos lleva a lugares que nos quiere distraer todo el tiempo con cosas que no tienen sentido". 

Recordemos que en el marco del Golpe de Estado de 2019 se llevaron a cabo dos masacres en las localidades de Sacaba y Senkata. El 15 de noviembre, al menos 11 civiles perdieron la vida y otros 120 resultaron heridos en Sacaba.

El 19 de noviembre, en cercanías de Senkata, otros 11 civiles perdieron la vida y 78 heridos. En ningún caso se produjeron bajas entre los efectivos policiales y militares. El 10 de diciembre de 2019 la CIDH condenó enfáticamente las masacres de Sacaba y Senkata.

Arturo Murillo, ministro de Gobierno de Bolivia, afirmó que la totalidad de las personas fallecidas habían sido "muertos con escopeta, con bala (calibre) 22, con dinamita, o sea son asesinados por sus mismos compañeros".

En el mismo sentido,​ Juan Lanchipa, fiscal General del Estado, informó que, según las conclusiones del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), en los atentados a la Planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) en Senkata se usaron bombas molotov y dinamita.

En este marco de violencia y golpe a las instituciones es que el gobierno de Mauricio Macri decidió entregar "material bélico de agentes químicos" y apoyar al gobierno de facto de Jeanine Áñez, la presidenta de facto que hoy se encuentra detenida.