Este miércoles el extitular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) en el Gobierno de Cambiemos, Gustavo Arribas, negó "terminantemente" haber cometido "algún delito", al ampliar su declaración indagatoria en relación al supuesto espionaje ilegal a personas privadas de la libertad, el marco de la causa en la que se investiga si desde la central de espías se desplegaron tareas de inteligencia ilegal durante el gobierno de Mauricio Macri.

"Quiero comenzar negando terminantemente haber cometido algún delito, nunca ordené, promoví ni convalidé actividades de inteligencia ilegal durante mi gestión y nunca me fueron pedidas u ordenadas por persona alguna", sostuvo Arribas en la indagatoria ante el juez federal de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé, informó  Télam en base a fuentes judiciales.

Arribas se negó a responder preguntas en este tramo de la causa que investiga espionaje ilegal en cárceles y, como ya lo hizo en indagatorias anteriores, sostuvo que lo hará cuando esté resuelto el planteo de competencia, en el que pretende que la causa pase a los tribunales federales porteños.

"Hasta que se zanje definitivamente esta situación no voy a contestar preguntas porque hace a mi derecho de defensa en juicio y garantía de juez natural", sostuvo en la indagatoria realizada a través de la plataforma Zoom.

La declaración indagatoria se prestó ante el juez Augé, la fiscal del caso Cecilia Incardona y Arribas fue asistido por su abogado Andrés Coronato.

El exjefe de la AFI aludió a la firma de un "convenio" para investigar delitos complejos como el narcotráfico y trata de personas que habría justificado el accionar del organismo y consideró como "falsa y maliciosa" la imputación de la fiscalía "de que no existió una opinión legal previa a la suscripción del convenio".

El exfuncionario fue indagado en la parte de la causa que investiga espionaje ilegal a detenidos en cárceles federales, principalmente acusados en causas por corrupción.

En este expediente, los investigadores detectaron que en los teléfonos celulares de algunos exagentes de la AFI había almacenados datos sobre personas presas, sus abogados, sus entornos y sus días en prisión.

Arribas se manifestó ajeno a esa información y dijo que "cualquier delito o conducta irregular de agentes de inteligencia debió haber sido detectadas y denunciada por las autoridades de la dirección de contrainteligencia", por lo que tácitamente apuntó al exdirector de esa área Martín Coste, quien también está imputado en la causa.

Coste, que está procesado por el supuesto espionaje ilegal al Instituto Patria al igual que Arribas, fue uno de los imputados que ante la Comisión Bicameral de seguimiento de organismos de inteligencia brindó detalles de como habrían sido las maniobras desplegadas desde la AFI de Arribas que hoy investiga la justicia.

Arribas indicó que el "convenio" firmado con las entonces autoridades del Servicio Penitenciario Federal no fue una cobertura para realizar espionaje ilegal sino que se produjo en el marco de la "producción de inteligencia nacional y criminal" para combatir el "crimen organizado nacional y transnacional".

"Nunca cometí ningún delito en el ejercicio de mi función ni promoví ninguna actividad irregular, lamento que mi gestión quiera ser empañada por un conjunto de conjeturas falsas y maliciosas", concluyó.