En la causa que investiga una presunta red de inteligencia ilegal desde la Agencia Federal de Inteligencia durante el gobierno de Mauricio Macri contra periodistas y referentes de la oposición, como la vicepresidenta Cristina Kirchner y su entorno, el exintegrante de la Agencia, Emiliano Matta declaró por segunda vez ante la justicia. 

En menos de cinco minutos, Matta detalló que todos los trabajos que hizo durante su paso por la central de espías respondían a órdenes emanadas por sus superiores y se remitió a su declaración anterior, en la que había apuntado a la exsubdirectora de ese organismo Silvia Majdalani y al exjefe de Operaciones Especiales, Alan Ruiz.

En su primera declaración ante el primer juez del caso, Matta relatí cómo llegó a reportar al área de Contrainteligencia de la AFI y cómo fue que Ruiz, supuestamente en nombre de Majdalani, les comunicó -a él y a sus compañeros- que les iban a dar "trabajo político".

"Cuando fui indagado por primera vez, expuse todo cuanto conozco y sé sobre las imputaciones de esta causa" sostuvo Matta. "Manifesté con detalle mis actividades y mi rol dentro de la AFI y de quien recibía las órdenes teniendo en cuenta que es un organismo de orden jerárquico y verticalista", agregó el ex agente al ampliar su indagatoria ante el juez federal de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé.

Según informó la Agencia Télam, Matta sostuvo que ya en su primera declaración en la causa había dado los nombres de quiénes eran los "superiores" que le "encomendaban las directivas a seguir"

En otro orden de temas, el ex AFI que declaró en la causa de escuchas ilegales del macrismo, dijo que "En todo momento siempre tuve en cuenta la premisa de que las órdenes emanadas por la superioridad estaban judicializadas".

Sin embargo, en su declaración anterior había asegurado que había solicitudes que llegaban por vías "informales" y que por consejo del compañero que lo llevó a la AFI, Jorge "Turco" Sáez, hacía impresiones de la pantalla de su teléfono celular para quedarse con un registro de ello.

En ese entonces, Matta contó que ingresó a la AFI para sumarse a las bases AMBA, dirigidas por el exespía Pablo Pinamonti -también investigadas por espionaje ilegal-; pero como el proyecto duró poco, en 2017 pasó a trabajar en el área de Contrainteligencia.

En ese contexto, relató que en 2018, Ruiz, por entonces jefe de Operaciones Especiales, les pidió que hicieran una presentación de lo que estaban trabajando, que eran casos vinculados con narcotráfico y recaptura de evadidos o prófugos, porque se lo tenía que remitir a Majdalani.

"Según Ruiz, a la semana, llevó el material a la superioridad ya que él reportaba directamente a ella y Majdalani le dijo que ese tipo de trabajo policíaco no le interesaba a ella ni a (el exdirector de la AFI, Gustavo) Arribas. Es así que Ruiz nos comunica que nos iba a dar trabajo político", había revelado Matta.

El primer trabajo que le tocó bajo las órdenes de Ruiz fue el de vigilar a la diputada nacional Graciela Caamaño y a su marido, el gastronómico Luis Barrionuevo, según dijo. "Mi función específica era para ver si por los alrededores de la casa o en su propia finca recibía escraches. Para ello nos hacían quedar en servicio dando vueltas por los alrededores de la casa por lapsos de dos horas", precisó.
 

Al referirse al funcionamiento del área que integraba, sostuvo que "desde la llegada de Alan Ruiz, no hubo más órdenes de trabajo y Ruiz utilizaba mucho el término 'es un pedido de la línea', que era Silvia Majdalani a la que él reportaba".

En aquella primera declaración también contó que de esa forma les llegó la orden de vigilar a la entonces senadora Cristina Fernández de Kirchner, requerimiento que bajó acompañado de la afirmación "esto nos llega por orden del uno", en relación al entonces presidente Mauricio Macri.

"Posteriormente recuerdo que una vez nos llegó un trabajo por intermedio de Ruiz que era una ficha con un rótulo que decía 'delitos económicos ­AFI' con datos filiatorios y una foto tipo carnet de una persona de nombre Salvatore Pica que tendría un problema con lavado de dinero y debían chequear donde estaba viviendo", relató Matta cuando declaró el 2 de julio ante el primer juez de la causa, Federico Villena, y los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide.

"Con una simple explotación de prensa o búsqueda en Google determinamos que era el marido o pareja de Florencia Macri. Ahí nos asombramos, paramos el trabajo y le dijimos a Ruiz (...) Lo comunicó Sáez en realidad. No era un empresario con problemas de lavado de dinero sino que era el cuñado del ex Presidente de la Nación Mauricio Macri. Ruiz vino al departamento de la calle Pilar y delante de Sáez nos dijo que había que trabajarlo el tema y entregar lo que pedían", aseguró.