El secretario de Gobierno de Morón, Diego Spina, presentó una denuncia penal contra el ex intendente Ramiro Tagliaferro, el concejal Leandro Ugartemendía y la concejala Natalín Faravelli por cohecho, malversación de caudales públicos y peculado.

En la presentación, solicita el “secuestro de los aparatos celulares pertenecientes al ex jefe municipal y el de sus funcionarios más cercanos, así como los teléfonos móviles de los dos funcionarios mencionados “. También se pide que se investigue “las entradas y salidas del país del ex intendente municipal, los registros de hospedaje en el exterior” y “sus cuentas bancarias”.

Además, el Secretario de Gobierno exigió el secuestro de las notebooks, tanto de Tagliaferro como de los funcionarios y además solicitó que se cotejen “los registros y movimientos bancarios, de tarjetas de crédito, declaraciones juradas y gastos ordinarios de los nombrados (luz, gas, teléfonos, impuestos, colegios, viajes, gastos de esparcimiento, entradas y salidas del país, informes de dominio) de ellos y de sus grupos familiares, los cuales desde ningún punto de vista pueden condecirse con los importes en blanco abonados por la administración local”.

Para Spina, existió en la administración de Tagliaferro un esquema de recaudación ilegal. En ese sentido, recaudó información de prestadores de servicios que eran víctimas de extorsión, para agregar a la denuncia.

En declaraciones al portal Primer Plano, aseguró que “incluso hay dirigentes de Cambiemos que están dispuestos a atestiguar en la justicia de qué manera se producía la recaudación ilegal desde la dirección de compras y con la jefatura de Ramiro Tagliaferro”.

Entre los testigos propuestos en la denuncia hay ex funcionarios y el concejal con mandato vigente, Nicolás Canario Soto.