El jueves pasado, funcionarios de EDELAP, la Empresa distribuidora de energía en la región Capital, con orden judicial en la mano, se presentaron en el Corralón Municipal, “para cortar la luz y retirar el medidor”.

Según da cuenta el portal InfoBerisso, ante la sorpresa de todos los que se encontraban en el lugar, personal municipal fue al encuentro de los agentes de la Empresa de Servicio, los cuales con pocas palabras en su boca, solo atinaron a extender la orden de corte, sumada a la orden Judicial.

En ese momento el estupor llegó hasta el último trabajador, en el escrito recibido en letras remarcadas en negrita, anunciaba que el Municipio debía “dos años y medio” de servicio por una suma sideral.

Rápidamente el actual Intendente actual, el peronista Fabián Cagliardi, tomó cartas en el asunto y se puso en contacto con la Empresa logrando convencerlos de que reconectaron el servicio, cuestión que se concretó ese mismo día.