A casi un año de la salida del gobierno de Mauricio Macri de la Casa Rosada, continúan apareciendo escándalos de corrupción que involucran al ex presidente y empresarios amigos.

Está vez, la Junta Interna de ATE-INTI dio a conocer un informe sobre compras y contrataciones a partir de un convenio de asistencia técnica para un “Proyecto de Uso Sustentable de Guanacos Silvestres”, que fue firmado en 2018 por el entonces ministro de Ciencia y Técnica, Lino Barañao, y el ex presidente del organismo Javier Ibañez.

Según informó Página 12, se trató de una compra de más de 10 millones de pesos a una empresa para perseguir y encerrar guanacos, para luego esquilarlos. Entre los beneficiaros del Proyecto Guanacos estuvieron estancias privadas del sur, incluida la de Benetton.

Además, se contrató a un asesor por un monto superior a 200 mil pesos, que fue candidato a diputado. Se trata de Gustavo Néstor Varni, quien fue en el puesto 18 en la lista neuquina de Cambiemos que encabezaba Héctor "Pechi" Quiroga. En el Proyecto Guanacos, aparece con una contratación como "asesor técnico" por un monto total de 203.513 pesos.

Dentro de la denuncia, se enumeran a una serie de estancias privadas de Santa Cruz que fueron las beneficiarias de este proyecto comercial financiado por el INTI. Se las menciona como "unidades experimentales", y entre ellas está la Estancia El Cóndor, que es propiedad de la familia Benetton. "¿Debe el INTI financiar un proyecto con sus propios recursos para que se beneficien económicamente, entre otros, la familia Benetton?", se preguntaban desde la Junta Interna.

También destacan que se ejecutó el proyecto “bajo modelo de tercerización de servicios", dado que el proyecto fue solicitado por organismos locales, como el Consejo Agrario Provincial (CAP) de la Provincia de Santa Cruz, el Ministerio de Agroindustria que conducía Luis Etchevehere,  y el de Producción en manos hasta mediados de 2018 de Francisco Cabrera.

Lo más llamativo apareció cuando accedieron a la lista de gastos del proyecto Guanacos. Entre otros figuran:

* Las redes para encerrar a los guanacos por 2.577.510 pesos.

* La compra de seis motos para perseguir a los guanacos por 968.420 pesos.

* Un galpón inflable para encerrar guanacos por 372.075 pesos.

* Volteadores de guanacos y mesas de esquila por 484.877 pesos.

* Elementos de metal para esquila de guanacos y montado de corral por 1.383.396 pesos.

* Una compra sin detalles por 866.700 pesos a Rubén Baruchelli, que tiene domicilio en Luján y que está registrado como vendedor "al por menor de productos alimenticios”.

* También alquilaron camionetas 4x4 para personal tercerizado por un monto de 365.177 pesos.

A todos estos gastos se suma la contratación de locaciones de servicios del personal por otros 2.231.146 pesos. Entre ellos, contrataron a un especialista, un capturador de guanacos, por un monto de 794 mil pesos. Su nombre es Enzo Battisttelli y, según el informe de ATE, "su tarea era arriar guanacos y poner a disposición para sacrificarlos. Aunque tiene domicilio legal en Ramos Mejía, se lo contrató para prestar servicio en Santa Cruz".