El espacio que conduce Amalia Granata, Somos Vida, sigue acumulando problemas en Santa Fe. Dos de sus diputados, Nicolás Mayoraz y Natalia Armas, fueron denunciados por quedarse con plata de sus asesores.

"Nosotros habíamos acordado un sueldo de 50 mil pesos", explicó Peralta, un joven abogado de la ciudad de Reconquista. "Pero en febrero veo que tengo depositado 110 mil pesos, lo cual me genera una gran sorpresa que fue aún mayor cuando Mayoraz me pide que reintegre la mitad".

Según relata en la denuncia presentada en el Ministerio Público de la Acusación de Reconquista, el diputado católico le explicó a Peralta que ese dinero iba a ser destinado a gastos de la militancia pro-vida, por lo cual el empleado le ofreció hacerle una transferencia pero Mayoraz rechazó esa modalidad y le pidió que se lo reintegre en efectivo, reseñó La Política Online. Granata no emitió una sola palabra sobre el escándalo. 

"Al otro día, fui a la comisión de Promoción Comunitaria en el Ministerio de Desarrollo Social y cuando volví a mi casa comuniqué mi renuncia por whatsapp porque no quería prestarme a esos manejos", detalló el denunciante.

Además, la diputada Natalia Armas nombró a su hermano en el bloque pero como no quería que figure en su nómina de colaboradores, lo terminó contratando Mayoraz y Armas a Peralta. "Nicolás fue mi mentor", se lamentó el joven de pañuelo celeste.

"Como abogado tengo la obligación ética de denunciar estas maniobras poco transparentes porque además, no fui el único perjudicado. Algo parecido pasó con María José Benítez quien nos asesoraba en medios y redes y se terminó yendo por el mismo motivo y si bien no hizo ninguna denuncia va a dar su testimonio a la justicia", concluyó.