La amenaza de despidos que habían lanzado las empresas a partir del congelamiento de precios de los combustibles que firmó Mauricio Macri via DNU se concreto esta semana. Desde el martes a la noche partieron desde las oficinas porteñas de dos empresas contratistas alrededor de 600 telegramas de despido que estarán llegando entre hoy y mañana a los trabajadores de Vaca Muerta.

La noticia, fue confirmada por el titular del gremio de los petroleros, el senador Guillermo Pereyra al portal Infobae. "Aún no sabemos cuántos telegramas enviaron porque las empresas no nos informaron nada", dijo. Además, estimó que "serían alrededor de 400. Pero la discusión no está en si son 400 o 600 porque nosotros no aceptamos ni un sólo despido", agregó.

Las empresas que enviaron los telegramas son las contratistas Schlumberger y San Antonio, dos compañías que ya habían tomado medidas de achique en el país y que ahora están despidiendo a los empleados que estaban bajo el modelo de "stand by".

Pero tanto Pereyra como Manuel Arévalo, titular del sindicato de jerárquicos del sector en la provincia de Nuequén, preveían la llegada de los telegramas y ayer por la tarde presentaron en la Secretaría de Trabajo de la Nación una carta en donde señalaban que "ante los rumores de posibles despidos" pedían que con el primer telegrama se dictara la conciliación obligatoria.

"La culpa de esta situación es el Decreto que firmó Macri pero como esta administración está terminando no va a tomar ninguna decisión de fondo que resuelva lo que generó", dijo Pereyra.

"El pedido de conciliación permitiría frenar todo hasta después de Navidad y ahí ya habrá autoridades nuevas porque ahora no sabemos contra quién tenemos que dar la pelea", dijo Pereyra.

Aunque el sindicalista apuntó a la administración de Cambiemos como el principal causante de esta situación, no dejó pasar la oportunidad para señalar a las compañías a las que acusa de romper el equilibrio en Vaca Muerta. "Es llamativo que empresas multinacionales no tengan espaldas para aguantar un mes sin despedir a los empleados. Por ahora no hay conflictividad, pero en las próximas horas definiremos el camino a seguir", dijo.