A horas de dejar el Gobierno, el Presidente Mauricio Macri se mostró en una fiesta privada que indignó a muchos. Ocurrió que el evento festivo tuvo lugar el mismo día en que se conoció que su gestión dejará 41% de pobres y casi 10% de indigentes. Es uno de los peores registros de la historia de la democracia reciente.

A pesar de esas cifras arrojadas por la UCA, el mandatario decidió asistir a una fiesta privada organizada por un empresario de medios y no se quedó con las ganas de bailar, tal como mostró el canal C5N. ¿No hubiese sido mejor suspender la velada por respeto a los argentinos que la están pasando tan mal?