Juan Román Riquelme sacudió al mundo del fútbol con su anuncio de que será candidato a vicepresidente de Boca por la oposición, en un duro golpe para Mauricio Macri y Daniel Angelici en su intento de retener el control del club. El macrismo podría perder Boca por primera vez en 24 años. 

A horas del cierre de listas, el ídolo xeneize finalmente develó la posición que tomará de cara a las elecciones del próximo 8 de diciembre y que mantenía en vilo a toda la política de Boca. Será candidato a vice en la lista de Jorge Amor Ameal y Mario Pergolini, y en caso de ganar manejará el fútbol del club.

Ante esa verdadera bomba, vuelve a tomar fuerza la idea de que el propio Macri también se presente para tratar de darle impulso a la lista oficialista, que conduce Christian Gribaudo. Podría ser candidato a vicepresidente segundo, el mismo puesto que pretende ostentar Riquelme a partir de diciembre.

La grieta entre Román y Macri viene de larga data. En 2001, el entonces 10 de Boca estrenó el famoso "Topo Gigio" que dedicó al entonces presidente del club xeneize. Desde aquel momento, el quiebre entre el jugador y el millonario empresario. De hecho, ya en 2008, Daniel Angelici renunció a su puesto de tesorero enojado por el salario alto que tenía Riquelme, héroe absoluto del club.

Ahora, Román jugó sus fichas contra Macri y Angelici. No se olvida que tuvo que irse de Boca por la puerta de atrás por responsabilidad del empresario de bingos e íntimo amigo del mandatario argentino. ¿Esa disputa histórica concluirá con una contienda electoral entre Román y Macri?