El Gobierno de la Ciudad confirmó que dará marcha atrás con la nueva ley que regula la actividad de médicos residentes y concurrentes. La norma había generado un amplio rechazo de distintos sectores de la Salud, por considerar que precariza aún más sus condiciones laborales. La sesión que aprobó la ley terminó con escándalo y represión. 

Mientras, los médicos de paro anunciaron que seguirán con la medida de fuerza hasta que la ley efectivamente se suspenda. “Se decidió no avanzar con esta ley hasta tanto se generen los consensos de todos los actores involucrados, especialmente los residentes y concurrentes”, indicaron desde el Ministerio de Salud porteño al diario Clarín. Falta la confirmación oficial.  

Según trascendió, la ley no será derogada, ya que nunca se había promulgado. Es por eso que lo que se hará este jueves en la Legislatura es formalizar la decisión de frenar la medida. “Se envió un proyecto de resolución que deja sin efecto el proyecto anterior”, indicaron las mismas fuentes.

"Sin residentes no hay hospital”, “Veto o paro”, “El fuego sagrado no paga las cuentas”, “Los residentes somos médicos recibidos”. Con esas y otras consignas escritas sobre decenas de carteles de cartulinas de colores, residentes y concurrentes se habían concentrado este miércoles desde las 11 en la puerta de la sede del Gobierno porteño en Parque Patricios.

“No vamos a levantar el paro hasta que mañana efectivamente se suspenda la ley. Logramos un compromiso escrito del Ejecutivo para que el Legislativo suspenda esta ley y se haga una nueva con el conjunto de los trabajadores y las residencias. Eso es lo que nos dicen”, explicó Emilio Borlenghi, residente del hospital Rocca y delegado por la Facultad de Medicina de la Asociación Gremial Docente de la UBA (AGD-UBA). Y aclaró que “desde las 8 de mañana estaremos en la puerta de la Legislatura”.