El salteño Juan Carlos Romero y el santafesino Carlos Reutemann oficializaron este martes el nuevo interbloque federal en el Senado con un duro comunicado contra Cristina Kirchner, a quien acusaron de haber congelado el funcionamiento parlamentario durante la cuarentena y buscar un aval de la Corte sólo para tratar el proyecto que grava las altas fortunas y prepara su hijo Máximo, jefe de los diputados oficialistas.

Será la continuidad de la bancada que por años liderara Adolfo Rodríguez Saá y agrupara a peronistas que se distanciaban del kirchnerismo durante el gobierno de la ahora vicepresidente y algunos partidos provinciales. En la gestión de Mauricio Macri se fueron diluyendo entre quienes lo respaldaban, como Romero y Reutemann, y los más críticos como Rodríguez Saá y el neuquino Guillermo Pereyra, reseñó La Política Online. 

En esta nueva etapa la integrará además la neuquina Lucila Crexell, quien llegó en 2013 desde el Movimiento Popular Neuquino y reeligió el año pasado con el PRO por gestión de Miguel Pichetto y la muerte en plena campaña de Horacio Quiroga. Y la riojana Clarita Vega, una peronista que integró la lista de 2017 y reemplazó a la electa intendente radical Olga Brizuela y Doria. La UCR peleó en la justicia para que no asumieran, perdió y después de jurar ninguna quiso sumarse a Juntos por el Cambio. 

El caso de Reutemann es casi insólito: hace meses que no participaba de la vida pública, recluido en sus campos. Sin embargo, ahora reapareció para cuestionar un impuesto extraordinario que, tal vez, lo perjudique a él mismo. Resabio de la peor política.