El presidente Mauricio Macri dio una muestra más de realismo mágico, que parece caracterizar al gobierno de Cambiemos. Después de tres años de administración amarillo, el mandatario aseguró que "a partir de ahora" la inflación va a "ir bajando lentamente". 

En tres años, la suba de precios supera a cualquier otro período reciente en el siglo XXI. En 36 meses, superará el 100%, lo que es peor en alimentos. Muy grave. 

Sin embargo, Macri se entusiasmó con una caída "de ahora en adelante". Sin embargo, la realidad lo contradice. Según todas las consultoras privadas, septiembre será el peor mes en muchos años en materia inflacionario. Se espera una suba del orden del 6%. Para fin de año, se proyecta una inflación anual superior al 40%. 

Según el Gobierno, el año que viene la suba de precios tenderá a bajar y será del 25%, según estimó en el presupuesto que ahora discute el Congreso. De confirmarse ese número, el macrismo dejará su mandato con una inflación acumulada del 130%, muy por encima de la heredada. Todas malas noticias para los bolsillos de los trabajadores.