La vacuna contra el coronavirus que la farmacéutica Astra Zeneca y el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford están desarrollando, y que es la que más posibilidades tiene de ser efectiva, ha visto pausada la Fase 3 de sus pruebas por "posibles reacciones adversas" en un paciente británico ya vacunado dentro. El laboratorio ha indicado en un comunicado que "como parte de las pruebas aleatorias y controladas de la vacuna contra el coronavirus, nuestro proceso de revisión estandar realizará una pausa para permitir la revisión de la información".

Sin embargo, el comunicado trata de frenar el alarmismo afirmando que "esta es una acción de rutina que debe realizarse cuando, durante el desarrollo de las pruebas, suceda algo sin explicación potencial. Esto asegura que se mantenga la integridad y exactitud de las pruebas". Afirma también que esos sucesos son previsibles en estas fases y que "deben ser revisadas de manera independiente. Estamos trabajando para acelerar la revisión de este único evento para minimizar cualquier potencial impacto en los objetivos temporales de la prueba".

El sitio web especializado Stat News señaló que este único paciente habría desarrollado una fuerte reacción adversa y que este tipo de incidentes son habituales en estos procesos, en la línea del comunicado de Astra Zeneca. Sin embargo, dada la necesidad de obtener una vacuna con premura, la importancia del mismo se ha exacerbado.

Hasta ahora, la vacuna de Oxford y Astrazeneca no había causado ninguna reacción adversa ni efecto colateral y su desarrollo era óptimo. Hay también que tener en cuenta que esta Fase 3 son vacunadas decenas de miles de personas.

Según publica New York Times, la reacción adversa se debe a una mielitis transversa -inflamación dela médula espinal- padecida por el voluntario. Esto puede haber dado lugar a una respuesta autoinmune a una infección vírica. Si la anomalía se debe a la vacuna, debería aparecer en más pacientes. De no ser así, entraría en las complicaciones aisladas, que son predecibles dado el gran número de vacunados.

El ministro británico de sanidad, Matt Hancock, ha declarado que la pausa en las pruebas de la vacuna a causa de la reacción adversa de un paciente no es necesariamente un revés, ni es la primera vez que sucede: "hubo otra pausa durante el verano, y se resolvió sin problemas".

Esta vacuna es la elegida con preferencia por los países de la Unión Europea. España tenía previsto recibir tres millones de vacunas producidas por Astra Zeneca en diciembre. para iniciar la vacunación.