A un año, seis meses y 15 días del asesinato por la espalda del joven mapuche Rafael Nahuel, el agente Francisco Javier Pintos fue detenido en su casa del barrio bonaerense de San Fernando, acusado de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, y va camino a un juicio que podría terminar con una condena de entre 10 y 33 años de prisión.

La detención fue ordenada por la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado, quien ejecutó el último lunes la orden "urgente" que le envió su colega de Bariloche, Leónidas Moldes, ese mismo día.

Fue como consecuencia de una decisión en el plano superior del Poder Judicial, comunicada el 15 de mayo pasado, cuando la Cámara Federal de General Roca había ratificado la "prisión preventiva" de Pintos.

De este modo, la hipótesis del gobierno que sostuvo la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y que circuló por parte de Cambiemos sobre un enfrentamiento iniciado entre la comunidad mapuche y el grupo Albatros pierde fuerza. De hecho, hubo un fuerte cuestionamiento de los jueces de la Cámara hacia el Gobierno nacional, específicamente apuntado al ministerio conducido por Bullrich.

En ese sentido, los jueces Mariano Lozano y sus pares Richard Gallego y Ricardo Barreiro cuestionaron a Bullrich porque “antes de que las pesquisas avancen lo suficiente como para echar mínima luz sobre los sucesos, se publicaron declaraciones del más alto nivel cuestionando a la judicatura, o las medidas probatorias dispuestas o, lisa y llanamente, sentenciando –mediáticamente– que el o los funcionarios implicados no han cometido delito y que son inocentes”.

Pintos tiene 30 años y nació en Formosa. Desde el lunes está alojado en una celda de un destacamento de la Policía Federal en San Isidro y será trasladado a una cárcel federal de Capital o provincia de Buenos Aires, según dispuso Moldes, que no está definida todavía

Durante la madrugada del 25 de noviembre de 2017, el cabo 1º del equipo especial Albatros de Prefectura Naval Argentina, Francisco Javier Pintos, entró a los tiros junto con un grupo comando en el territorio considerado sagrado por la comunidad mapuche de Villa Mascardi y, se sospecha, mató al joven Rafael Nahuel, de 22 años, que estaba desarmado y de espaldas.