El odio vence al amor, parece rezar el macrismo. La diputada provincial de Juntos por el Cambio Gracia Jaroslavsky escribió una columna de opinión sobre el estado de salud de Cristina Fernández de Kirchner, quien fue sometida a una operación, y lo vinculó con la política: “Cristina, el reaseguro de poder, aparece más vulnerable que nunca cuando debe ser sometida a una histerectomía ¡Le sacaron el útero!”, exclamó.

“Cristina, el reaseguro de poder, aparece más vulnerable que nunca cuando debe ser sometida a una histerectomía ¡Le sacaron el útero! Simbólicamente es muy fuerte que a la mujer más poderosa del país, la madre del poder, le hayan extirpado su centro energético más poderoso (...)", escribió la legisladora macrista. 

"Es probable que advirtamos que este momento de Cristina es correlativo con el advenimiento de un tiempo que no la tendrá en el centro del poder”, insistió. "Que le hayan extirpado su centro energético más poderoso, y esto no tiene que ver con ser madre o no, con ser joven o no, tiene que ver con sentimientos atávicos, tiene que ver con un lenguaje que quizás muchos no comprendan o juzguen absurdo, o incluso condenen, pero si prestamos atención, si percibimos lo sutil, es probable que advirtamos que este momento de Cristina es correlativo con el advenimiento de un tiempo que no la tendrá en el centro del poder. El universo es implacable", cerró. Brutalidad opositora. ¿Vale todo?