El diputado macrista Francisco Sánchez le pidió a los senadores de Juntos por el Cambio que rechacen el proyecto de aborto legal más allá de sus argumentos. El motivo: evitar "darle un triunfo al presidente y los suyos". Verguenza. 

El Congreso lleva adelante un debate histórico que implica una demanda de muchos años del movimiento feminista, que pide el aborto legal para evitar que la práctica quede en la clandestinidad, causando muchas muertes por año de mujeres. 

En Diputados, donde el proyecto de interrupción legal del embarazo logró la media sanción, se abordaron diferentes cuestiones sobre una temática compleja, que tiene a muchos sectores debatiendo. "Debemos discutir con seriedad y respeto, tenemos que escucharnos entre todos sin agraviar", pidió el presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa. 

Hoy, es el turno del Senado, que volverá a definir la cuestión como en 2018. Los números están parejos y todo parece indicar que podría aprobarse la ley. En el macrismo no parecen interesados con debatir sobre qué pasa con el aborto, cuántas mujeres mueren por año o si es o no un derecho de las mujeres decidir sobre su propio cuerpo. Quieren evitar que la ley salga para que el Gobierno nacional no tenga "un triunfo". Insólito.