"Te hacen sentir que no vales nada. Los ricos nunca van a saber lo que se siente que te discriminen, o estar más de 12 horas sin comer. Me ha pasado de estar todo el día limpiando una mansión y llegar a mi casa y no tener gas, ni para darle de comer a mis hijos", aseguró Mercedes, una de las trabajadores domésticas en el countrie Nordelta que el 7 de noviembre pasado participó de una protesta contra las autoridades del lujoso complejo inmobiliario. 

"Estamos hartas de la discriminación. No quieren viajar con nosotras porque dicen que tenemos olor o hay compañeras que hablan en guaraní y a ellos le da dolor de cabeza", siguió la empleada en una entrevista con el portal La Izquierda Diario. 

Según trascendió hace semanas, algunos propietarios del lujoso Nordelta, ubicado en el conurbano bonaerense norte, se quejaron con la empresa que se ocupa del transporte en el barrio privado. Ante esa situación, se habría decidido que las empleadas domésticas no pudieran viajar en la línea de colectivo MaryGo, la única que ingresa al predio. 

"Le digo a mis compañeras que no estamos solas, a veces naturalizan el maltrato, ¿no? y ellas dicen que ’bueno, que ya la van a pagar’. Para mi es ahora. Les digo que está mal y que no se tienen que dejar maltratar. Que nos respeten los días laborales, los feriados. No estamos solas. Somos muchas y se puede hacer algo para que cambie todo esto", siguió Mercedes.