Un total de 29 represores que se encuentran presos en la Unidad Penal número 34 de Campo de Mayo contrajeron Covid-19, mientras que otros dos que cumplían encierro allí, murieron producto de la pandemia que afecta a todo el mundo. Se trata de los condenados por delitos de lesa humanidad Juan Domingo Salerno y Edeberto González de la Vega.

Según informó el portal InfoGei, Salerno tenía 71 años y estaba procesado por pertenecer a “la patota” de Miguel Etchecolatz, ex policía condenado a cuatro cadenas perpetuas por delitos de lesa humanidad.

Por su parte, González de la Vega, el otro fallecido, fue uno de los tres militares condenados por las explosiones ocurridas en Río Tercero el 3 de noviembre de 1995. Durante aquella época ocupaba la dirección de la planta riotercerense. También fue gerente de Coordinación de Fabricaciones Militares.

A raíz de los casos que tomaron conocimiento público, el Ejército informó que “el día 22 de Julio se realizó en el penal un hisopado a todo el personal perteneciente al Pabellón A y B, dando como resultado internos positivos”,

El análisis colectivo indicó que eran 29 los represores con la enfermedad en el penal. Todos, presentaran síntomas o no, fueron trasladados al pabellón de penitenciarios del Hospital Muñiz y al Hospital Penitenciario Central 1 de Ezeiza.

Aquellos que “presentan resultados positivos con síntomas que requieran internación a sus correspondientes Hospitales Militares para su seguimiento”, puntualizó el Ejército. Además, hay siete efectivos del Servicio Penitenciario de esa cárcel infectados.