La jueza federal María Romilda Servini les envió una dura carta a los miembros del polémico tribunal y le exigió a su presidente que "dé una muestra de desinterés y civismo, dando un paso al costado y renuncie a la representación de la que esta imbuido". Habló de "guerra" en Casación y de egoísmos en detrimento del ejemplo que deben dar ante la sociedad.

Servini les envió una carta durísima a los miembros de la Cámara de Casación y le pidió al juez Gustavo Hornos la renuncia al tribunal. Las reflexiones de la jueza federal se dan mientras cumple con el reposo tras tener Covid-19, enfermedad que aún transita antes de volver a la actividad laboral.

“Señor Presidente, dada la situación tal como está planteada públicamente, dé una muestra de desinterés y civismo, dando un paso al costado y renuncie a la representación de la que esta imbuido", escribió y agregó específicamente que dentro del tribunal "existe una guerra que como ciudadana y magistrada me angustia".

Además repasa que sus 45 años como miembro del Poder Judicial le han dado "sobrada experiencia para reparar con tristeza, que existe una guerra dentro de ese Tribunal que, francamente, como ciudadana y magistrada me angustia ya que solo trasciende el egocentrismo de ciertos integrantes en detrimento del ejemplo que deben dar a la sociedad como miembros de tan importante Tribunal revisor de sentencia penales”.

La magistrada les exige a los miembros de la Casación que "es necesario que recapaciten o ponderen que esta pesadumbre que ocasionan perjudica tremendamente la imagen de la justicia".

Se supo que durante la gestión de Cambiemos, jueces y fiscales visitaban asiduamente al presidente Mauricio Macri en Casa Rosada y Olivos. Se trataba de funcionarios judiciales que llevaban adelante causas sensibles contra opositores políticos.