El investigador de Conicet Rodrigo Quiroga aseguró que para fin de año, Argentina podría tener más de 30 mil muertes por coronavirus, de continuarse la tendencia actual. Por eso, sorprende que Capital Federal y muchas provincias insistan con una política de apertura de actividades que está dando malos resultados: a diario crecen los contagios y las muertes. 

"Hace un mes había 4500 muertos por coronavirus aproximadamente y hoy estamos en 9 mil. Es preocupante porque para fin de mes estamos hablando de alrededor de 16 mil muertos", describió. 

En diálogo con Infocielo, siguió: "No sé si todos estamos tomando conciencia de la dimensión del problema y de lo cerca que estamos de una situación desastrosa. Ni siquiera hace falta hacer una proyección exponencial", insistió con preocupación. 

El panorama para fin de año aparece desolador. Describió Quiroga: "Si todo sigue igual a fines de octubre tendríamos cerca de 30 mil muertos".

Mientras tanto, cada día el país tiene más de 10 mil contagios nuevo, lo que expone al sistema sanitario hacia el colapso. En simultáneo, muchas jurisdicciones apuestan a continuar abriendo actividades, a pesar de la cruda realidad. Por ejemplo, ahora Capital Federal permitirá salidas a bares (con mesas en la calle) y pretende volver a las clases presenciales. Un delirio que costará miles de muertes.