Ante la inminente suba de las retenciones, con la decisión del Gobierno de Alberto Fernández de cerrar el registro para exportar, desde diferentes agrupaciones agropecuarias que integran la Mesa de Enlace calificaron la medida como una "traición", pero el expresidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, se diferenció y aseguró que "ya se sabía que iban a aumentar".

"¿Traición?, si desde fines de diciembre se sabe que va a llegar al 33%, en algún momento el Gobierno lo iba a aplicar. El aumento molesta a los productores, pero no debería ser tan sorpresa porque eso ya se sabía", destacó en diálogo radial.

En ese sentido, analizó: "Esto no es un golpe artero y confiscatorio. Está aprobado en el Congreso y no tiene el mismo volumen de 2011 y 2015 y muchos menos aún el nivel que se intentó poner con la 125 en su momento. Las retenciones de (Martín) Lousteau las llevaban al 58%".

Buzzi comparó la situación actual con el conflicto anterior y analizó: "Todo incremento es malo y a los productores les molesta. Pero se produce en un país donde hay entre 35% y 38% de pobreza; una parte de la sociedad está muy jodida". A su vez, remarcó que es un contexto muy distinto en el que el Gobierno dialoga con las entidades.

Por otra parte, el dirigente rural advirtió que el principal problema del sector no son las retenciones, sino las diferentes cotizaciones que tiene el dólar. "El problema que tenemos es un dólar a $82 para los costos y a los productores se les paga un dólar a $63 menos las retenciones. Tenemos un enjambre de cotizaciones, es una cosa caótica. Una de las cosas que podría ayudar mucho es tener un solo tipo de cambio flotante y administrado, en una sola variable", explicó. 

Por último, sobre la posibilidad de que se generen una ola de protestas de los productores contra el Gobierno, señaló que el frente agropecuario está hoy muy dividido y que no hay una misma posición entre las distintas entidades.

La repercusiones ante el cierre del registro de exportación

En un comunicado titulado "Una nueva traición", desde las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) se quejaron de que la determinación del Ejecutivo nacional se haya dado este miércoles, un día antes de la reunión que tendrán las organizaciones con el ministro de Agricultura, Luis Basterra. 

"En el día de la fecha han sido suspendidos los registros de exportación, medida que sorprende y deja una profunda sensación de engaño, porque mientras se espera para dialogar, se toman decisiones que no tienen retroceso, de lo contrario no se explica el cierre de un mercado", se quejaron desde la entidad, encabezada por Jorge Chemes.

Desde la Federación Agraria Argentina (FAA) también cuestionaron la medida. "Esta situación genera mucha preocupación en el seno de la Federación Agraria Argentina, que ha sido en todo este tiempo respetuosa de las instancias de diálogo con el Gobierno nacional y ha tratado de alertar sobre las dificultades que atraviesan los pequeños y medianos productores de todo el país, que se profundizarían si se siguen tomando medidas contra el sector", sostuvieron desde la organización presidida por Carlos Achetoni.

También desde la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (Coninagro) de Buenos Aires y La Pampa salieron a rechazar la medida. "Las retenciones son un impuesto que termina impactando en el precio que recibe el productor sobre su cultivo, quitándole el mayor incentivo para aumentar la productividad", expresaron.

Incluso, la organización aseguró que la medida terminará "matando" al sector agropecuario. "Creemos que una economía sustentable debe considerar también la equidad de los esfuerzos, sin ganadores ni perdedores, con un Estado que no discrimine entre campo y ciudad, reavivando antinomias que parecían superadas. Con esta medida se está matando al campo. Por mirar la coyuntura nos olvidamos del futuro", concluyeron.

Fuente: El País Federal