Para  el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Eduardo Duhalde, los sindicalistas Pablo y Hugo Moyano sufren una persecución por parte del Poder Judicial y el gobierno de Macri, que se inició “de golpe”, luego de que el líder de Camioneros se negara a aceptar la reforma laboral de Cambiemos.

En el mismo tono, Duhalde reconoció que se “ocupa personalmente” de “la causa ridícula de Independiente”  que investiga supuestos negociados del hijo de Hugo Moyano con la barra del club de Avellaneda. Afirmó que las denuncias contra la familia Moyano son “exageradas y armadas”, y aseguró que los servicios de inteligencia están involucrados en ellas.

A su vez, Duhalde dijo que mantiene charlas con jueces y fiscales, que muchos le reconocieron que están “encarpetados” por el Gobierno,  y no solamente en el marco de la causa que investiga a Pablo Moyano. “Se le está yendo la mano”, lanzó.

Luego, expresó que siente “un gran aprecio por Hugo" Moyano, y a favor de gremialista, disparó: “Nadie puede dudar de que ha sido un defensor a ultranza de los trabajadores, y no solo reconocido por su gremio si no por el resto de las organizaciones gremiales”.